Suscribirse
Publicaciones
Comentarios

Nieve en un Sistema Solar Muy Joven

 

www.lanasa.net

 

Por primera vez se ha obtenido una imagen de una línea de nieve en un remoto sistema solar sumamente joven. La línea de nieve, situada en el disco que rodea a la estrella de tipo solar TW Hydrae, promete revelarnos más sobre la formación de planetas y cometas, los factores que influyen en su composición y la historia de nuestro Sistema Solar.

Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), los astrónomos han obtenido la primera imagen de una línea de nieve en un sistema solar bebé. En la Tierra, las líneas de nieve se forman a grandes altitudes en las que las temperaturas, al bajar, transforman la humedad del aire en nieve. Esta línea puede verse claramente en una montaña, en la que vemos bien delimitada la cumbre nevada y la zona en la que comenzamos a distinguir la superficie rocosa, libre de nieve.

Las líneas de nieve en torno a estrellas jóvenes se forman de un modo similar, en las regiones más alejadas y frías de los discos a partir de los cuales se forman los sistemas planetarios. Comenzando en la estrella y moviéndose hacia fuera, el agua (H2O) es la primera en congelarse, formando la primera línea de nieve. Más allá de la estrella, a medida que la temperatura cae, otras moléculas más exóticas pueden llegar a congelarse y convertirse en nieve, como es el caso del dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), y el monóxido de carbono (CO). Estos diferentes tipos de nieve dan a los granos de polvo una cobertura externa que ejerce como pegamento y juega un papel esencial a la hora de ayudar a estos granos a superar su habitual tendencia a romperse tras una colisión, permitiéndoles, por el contrario, convertirse en piezas fundamentales para la formación de planetas y cometas. La nieve, además, aumenta la cantidad de materia sólida disponible y puede acelerar de forma sorprendente el proceso de formación planetaria.

Cada una de estas diferentes líneas de nieve — para el agua, el dióxido de carbono, el metano y el monóxido de carbono — puede estar relacionada con la formación de diferentes tipos de planetas . Alrededor de una estrella parecida a nuestro Sol, en un sistema solar similar, la línea de nieve del agua se correspondería con la distancia que hay entre las órbitas de Marte y Júpiter, y la línea de nieve del monóxido de carbono se correspondería con la órbita de Neptuno…

- Artículo completo en www.lanasa.net

- Image Credit: ESO

Foto: Nieve en un Sistema Solar Muy Joven</p>
<p>Por primera vez se ha obtenido una imagen de una línea de nieve en un remoto sistema solar sumamente joven. La línea de nieve, situada en el disco que rodea a la estrella de tipo solar TW Hydrae, promete revelarnos más sobre la formación de planetas y cometas, los factores que influyen en su composición y la historia de nuestro Sistema Solar.</p>
<p>Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), los astrónomos  han obtenido la primera imagen de una línea de nieve en un sistema solar bebé. En la Tierra, las líneas de nieve se forman a grandes altitudes en las que las temperaturas, al bajar, transforman la humedad del aire en nieve. Esta línea puede verse claramente en una montaña, en la que vemos bien delimitada la cumbre nevada y la zona en la que comenzamos a distinguir la superficie rocosa, libre de nieve.</p>
<p>Las líneas de nieve en torno a estrellas jóvenes se forman de un modo similar, en las regiones más alejadas y frías de los discos a partir de los cuales se forman los sistemas planetarios. Comenzando en la estrella y moviéndose hacia fuera, el agua (H2O) es la primera en congelarse, formando la primera línea de nieve. Más allá de la estrella, a medida que la temperatura cae, otras moléculas más exóticas pueden llegar a congelarse y convertirse en nieve, como es el caso del dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), y el monóxido de carbono (CO). Estos diferentes tipos de nieve dan a los granos de polvo una cobertura externa que ejerce como pegamento y juega un papel esencial a la hora de ayudar a estos granos a superar su habitual tendencia a romperse tras una colisión, permitiéndoles, por el contrario, convertirse en piezas fundamentales para la formación de planetas y cometas. La nieve, además, aumenta la cantidad de materia sólida disponible y puede acelerar de forma sorprendente el proceso de formación planetaria.</p>
<p>Cada una de estas diferentes líneas de nieve — para el agua, el dióxido de carbono, el metano y el monóxido de carbono — puede estar relacionada con la formación de diferentes tipos de planetas . Alrededor de una estrella parecida a nuestro Sol, en un sistema solar similar, la línea de nieve del agua se correspondería con la distancia que hay entre las órbitas de Marte y Júpiter, y la línea de nieve del monóxido de carbono se correspondería con la órbita de Neptuno...</p>
<p>- Artículo completo en www.lanasa.net</p>
<p>- Image Credit: ESO

El SOHO Capta Dos Erupciones Solares Simultáneas

 

www.lanasa.net

 

El Observatorio Solar y Heliosférico ESA/NASA (SOHO) capturó cómo se producían dos erupciones solares simultáneas en este vídeo tomado el pasado 1-2 de julio de 2013. Las dos erupciones fueron eyecciones de masa coronal, o CMEs, inmensas nubes de plasma magnetizado expulsadas por la atmósfera del Sol – la corona – hacia el espacio interplanetario.

Las CMEs contienen millones de toneladas de gas y se alejan del Sol a varios millones de kilómetros por hora. En este vídeo se puede ver cómo una pequeña CME emerge lentamente de la parte superior del disco solar, desde el punto de vista de SOHO. Poco después, se produce una segunda erupción a la izquierda, mucho más grande y rápida.

La segunda erupción pudo estar desencadenada por un filamento solar que se volvió inestable, alejándose del Sol. Los filamentos se forman en bucles magnéticos y suspenden columnas de gas denso y frío sobre la superficie del Sol.

Vistos desde arriba, los filamentos parecen líneas oscuras recortadas sobre la superficie solar, mucho más caliente, pero de perfil forman bucles gigantes conocidos como protuberancias. Cuando sus campos magnéticos se vuelven inestables, pueden desencadenar erupciones o CMEs. Ninguna de estas dos erupciones alcanzó la Tierra, pero cuando lo hacen, incluso cuando pasan rozando el campo magnético de nuestro planeta, pueden desencadenar impresionantes espectáculos de luces sobre los polos – las auroras.

Los CMEs más extremos pueden causar problemas más serios, iniciando tormentas geomagnéticas que pueden provocar apagones e interrupciones en las comunicaciones. El disco en el centro de la imagen es una máscara en el instrumento LASCO de SOHO que bloquea la luz directa del Sol para permitir el estudio de su atmósfera. El círculo blanco sobre el disco indica el tamaño y la posición del Sol visible.

Image Credit: ESA

La Tierra, un ‘pálido punto azul’ desde Saturno

Tomada el pasado 19 de julio

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/22/ciencia/1374519286.html

Imagen de la Tierra vista desde Saturno tomada por la sonda Cassini. | NASAImagen de la Tierra vista desde Saturno tomada por la sonda Cassini. | NASA

ELMUNDO.es | Europa Press | Madrid

Actualizado martes 23/07/2013 10:40 horas

Como diría Carl Sagan, nuestro planeta parece un ‘pálido punto azul’ dentro de la inmensidad del Cosmos. Y así es cómo la acaba de retratar la nave espacial Cassini de la NASA, al fotografiar por primera vez la Tierra desde Saturno. La agencia espacial estadounidense ha hecho pública la imagen, que se realizó el pasado 19 de julio, obtenida a unosmil millones de kilómetros de distancia.

La líder de este proyecto, Carolyn Porco, ha descrito lo vivido como “un día especial, para celebrar”. Y es que era la primera vez que los habitantes del planeta sabían de antemano que la Tierra iba a ser el objetivo de una imagen desde el espacio. Según ha publicado ‘The daily mail’, han sido miles los astrónomos aficionados que han ‘posado’ para esta foto.

“Desde que avistamos la Tierra entre los anillos de Saturno en septiembre de 2006, en un mosaico que se ha convertido en una de las imágenes más bonitas de Cassini, teníamos muchas ganas de hacerlo todo de nuevo, sólo que mejor”, ha señalado Porco, quien ha explicado que la NASA quería “convertir todo este evento en una oportunidad para todos en todo el mundo, para que disfruten de la singularidad de la Tierra y de la belleza de la vida en él”.

En la imagen, la Tierra tiene el tamaño de “sólo un pixel” desde el punto de vista de Cassini -a 1.440 millones kilómetros de distancia-. El objetivo ha sido capturar una escena de la Tierra y los anillos de Saturno con los filtros de la cámara espacial -rojo, verde y azul- de manera que se pueda ver el color natural, o el que se pueden ver los ojos humanos, de Saturno.

Cassini ha aprovechado su privilegiada posición en un acontecimiento también muy especial: un eclipse total de Sol que se podrá ver desde el planeta de los anillos. Es la segunda vez en los últimos 9 años que la nave presencia este hecho. “Las imágenes de cualquier cuerpo planetario cerca del Sol se deben hacer cuando la estrella está completamente bloqueada”, han explicado los expertos, que han indicado que, tales oportunidades, “son raras” durante el recorrido orbital de Cassini.

 

LE OBLIGÓ A ABORTAR UN PASEO ESPACIAL

 MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La NASA ha anunciado que abrirá una investigación para conocer las razones que provocaron la “misteriosa fuga” de agua en el traje del astronauta de la Estación Espacial Internacional (ISS), Luca Parmitano, que le obligó, a abortar un paseo espacial tras algo más de una hora de trabajo.

Según ha explicado la agencia espacial estadounidense, “aún no están seguros” de lo que provocó la aparición de agua en el casco del astronauta. Se trata de un hecho “sin precedentes”, según ha indicado la NASA.

Parmitano, astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA), participaba este martes, junto a su compañero estadounidense en la ISS, Chris Cassidy, un paseo espacial que duraría algo más de 6 horas. Sin embargo, cuando ambos llevaban alrededor de una hora en el exterior del módulo espacial, el astronauta italiano alertó de que tenía “mucha agua” dentro de su casco. Debido a la situación potencialmente peligrosa, los controladores de la misión decidieron sobre el terreno decidieron cancelar la caminata espacial.

“Fue una situación ordenada en la que los miembros de la tripulación y el equipo en tierra reaccionaron siguiendo los procedimientos habituales, ha explicado la agencia espacial, que ha precisado que este capítulo no ha supuesto ningún “riesgo para su salud” de Parmitano.

Parmitano y Cassidy iban a instalar unos equipos de energía y a preparar los cables para el nuevo módulo de laboratorio que llegará en los próximos meses, según informó la NASA.

Desgarrada por un agujero negro

VLT observa en tiempo real cómo una nube de gas se acerca al gigante situado en el centro de la Vía Láctea

17 de julio de 2013

 

http://www.eso.org/public/chile/news/eso1332/

 

Nuevas observaciones llevadas a cabo con el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO muestran por primera vez una nube de gas desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia. La nube está ahora tan estirada que su parte frontal ha superado el punto más cercano y está alejándose del agujero negro a más de 10 millones de km/h, mientras que la cola aún está cayendo hacia él.

En el año 2011 el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO descubrió una nube de gas con varias veces la masa de la Tierra acelerando rápidamente hacia el agujero negro del centro de la Vía Láctea (eso1151[1]. Esta nube se está acercando a su límite máximo y nuevas observaciones del VLT muestran que está siendo estirada y deformada por el fuerte campo gravitatorio del agujero negro.

“El gas que se encuentra en la cabeza de la nube se estira a más de 160.000 millones de kilómetros alrededor del punto más cercano de la órbita del agujero negro. Y el máximo acercamiento es a tan solo unos 25.000 millones de kilómetros del propio agujero negro — apenas desaparezca caerá sumido en el olvido”, explica Stefan Gillessen (Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, Garching, Alemania) quien lidera el equipo de observación [2]“La nube está tan estirada que el punto máximo de acercamiento no es un evento puntual, sino un proceso que se extiende a lo largo de un periodo de, al menos, un año”.

A medida que la nube se estira, su luz se va haciendo cada vez más difícil de observar. Pero observando minuciosamente la región cercana al agujero negro durante más de 20 horas de tiempo de exposición total con el instrumento SINFONI instalado en el VLT — la exposición más profunda hecha nunca de esta región con un espectrómetro de campo integral [3] — el equipo fue capaz de medir las velocidades de diferentes partes de la nube a medida que salía disparada más allá del agujero negro central [4].

“Lo más emocionante que vemos ahora en las nuevas observaciones es la cabeza de la nube que vuelve hacia nosotros a más de 10 millones de km/h a lo largo de la órbita — lo que supone un impresionante 1% de la velocidad de la luz”, añade Reinhard Genzel, líder del equipo de investigación que ha estudiado esta región durante cerca de veinte años. “Esto significa que la parte frontal de la nube ya ha hecho su máximo acercamiento al agujero negro”.

El origen de la nube de gas sigue siendo un misterio, aunque no faltan ideas al respecto [5]. Las nuevas observaciones limitan las posibilidades.

“Igual que  un desafortunado astronauta en una película de ciencia ficción, vemos que la nube se estrecha tanto que parece un espagueti. Esto significa que, probablemente, no tenga una estrella en su interior”, concluye Gillessen. “Por el momento creemos que, probablemente, el gas proceda, de algún modo, de las estrellas que orbitan el agujero negro”.

El clímax de este acontecimiento único en el centro de la galaxia está teniendo lugar en estos momentos y astrónomos de todo el mundo lo están observando muy de cerca. Esta intensa campaña de observación proporcionará una gran cantidad de datos, revelando, no solo más sobre esta nube de gas [6], sino que además sondeará las regiones cercanas al agujero negro que no habían sido exploradas antes y ofrecerá más información sobre los efectos extremos de la intensa gravedad.

Notas

[1] Se estima que el agujero negro del centro de la Vía Láctea tienen una masa de alrededor de cuatro millones de veces la masa del Sol. Se denomina Sgr A* (de Sagittarius A star) y es el agujero negro supermasivo más cercano conocido (por tanto, es el mejor lugar para estudiar en detalle los agujeros negros). El estudio del agujero negro supermasivo del centro de la galaxia y de su entorno está en el número uno de la lista de los Top ten de los descubrimientos astronómicos de ESO.

[2] La distancia de máximo acercamiento es unas cinco veces la distancia que separa al planeta Neptuno del Sol. ¡Demasiado cerca para consolar a un agujero negro con una masa de cuatro millones de veces la del Sol!

[3] En un espectrómetro de campo integral la luz recogida por cada pixel se dispersa separadamente en los colores que la componen, de manera que se registra el espectro de cada uno de los píxeles. De esta manera puede analizarse el espectro de forma individual y usarse para crear mapas de las velocidades y para determinar las propiedades químicas de cada parte del objeto.

[4] El equipo espera poder ver evidencias de cómo la veloz nube interactúa con cualquier tipo de gas del entorno del agujero negro. Hasta el momento no se ha encontrado nada, pero se planean posteriores observaciones para buscar este tipo de efectos.

[5] Los astrónomos pensaban que podría haber sido creado por vientos estelares procedentes de las estrellas que orbitan al agujero negro. O, posiblemente, podrían incluso ser el resultado de un chorro originado en el centro galáctico. Otra opción era que hubiese una estrella en el centro de la nube y que el gas procediera o bien de los vientso estelares de esa estrella o bien de un disco de gas y polvo protoplanetario en torno a la estrella.

[6] Tal y como revela este fenómeno en el centro de la galaxia, los astrónomos esperan ver que la evolución de la nube cambie de ser un evento puramente gravitatorio a un fenómeno de hidrodinámica turbulenta y compleja.

Información adicional

Esta investigación se presentó en el artículo con el título “Pericenter passage of the gas cloud G2 in the Galactic Center”, por S. Gillessen et al, que aparece en la revista Astrophysical Journal.

El equipo está compuesto por S. Gillessen (Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, Garching, Alemania [MPE]), R. Genzel (MPE; Departmentos de Física y Astronomía, Universidad de California, Berkeley, EE.UU.), T. K. Fritz (MPE), F. Eisenhauer (MPE), O. Pfuhl (MPE), T. Ott (MPE), M. Schartmann (Universitätssternwarte der Ludwig-Maximilians-Universität, Múnich, Alemania [USM]; MPE), A. Ballone (USM; MPE) y A. Burkert (USM; MPE).

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de quince países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, el proyecto astronómico más grande en desarrollo. Actualmente ESO está planificando el European Extremely Large Telescope, E-ELT, el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

Francisco Rodríguez
Observatorio Europeo Austral (ESO)
Santiago, Chile
Tlf.: +562 24633019
Correo electrónico: frrodrig@eso.org

Stefan Gillessen
Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 30000 3839
Correo electrónico: ste@mpe.mpg.de

Reinhard Genzel
Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 30000 3281
Correo electrónico: genzel@mpe.mpg.de

Richard Hook
ESO, La Silla, Paranal, E-ELT & Survey Telescopes Press Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6655
Correo electrónico: rhook@eso.org

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso1332.

Así surgió el oxígeno en la Tierra

http://www.abc.es/ciencia/20130715/abci-surgio-oxigeno-tierra-201307151003.html

JOSÉ MANUEL NIEVES
Día 15/07/2013 - 13.52h

Investigadores del Caltech encuentran evidencias de un fotosistema temprano de oxidación del manganeso

Así surgió el oxígeno en la Tierra

TOMI HAHNDORF
El proceso de oxidación del manganeso podría suponer un peldaño esencial para comprender el surgimiento del oxígeno en la Tierra

El oxígeno es necesario para la supervivencia de la mayoría de las especies vivas en la Tierra. Pero la atmósfera del planeta no siempre contiene esta sustancia imprescindible para la vida, y uno de los misterios más grandes para la ciencia es conocer cómo y cuándo comenzó inicialmente la fotosíntesis del oxígeno, el proceso responsable de la producción del oxígeno a partir de la ruptura de moléculas de agua en nuestro planeta. Ahora, un equipo liderado por geobiólogos del California Institute of Technology (Caltech) ha encontrado la evidencia de un proceso precursor en el que está implicado el manganeso, que actúa como depredador de cianobacterias, el primer grupo de organismos que utiliza la fotosíntesis para liberar oxígeno en el medioambiente.

El hallazgo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) bajo el titulo “Manganese-oxidizing photosynthesis before the rise of cyanobacteria”, ofrece un rotundo soporte a la idea de que la oxidación del manganeso (que, pese a su nombre, es una reacción química en la que no toma parte el oxígeno) facilita un peldaño evolutivo para el desarrollo del proceso fotosintético de oxidación del agua que se da en las cianobacterias.

“El proceso fotosintético de oxidación o ruptura de la molécula del agua fue inventado por las cianobacterias hacer aproximadamente unos 2,4 billones de años y, después, fue tomado prestado por otros organismos de alrededor –explica Woodward Fischer, profesor asistente de Geobiología en el Caltech y coautor del estudio-. Las algas tomaron prestado este sistema de fotosíntesis de las cianobacterias, y las plantas son sólo un grupo de algas que tomaron la fotosíntesis en la tierra, por lo que pensamos que con este descubrimiento estamos contemplando el comienzo de la maquinaria molecular que dio origen al oxígeno”.

La fotosíntesis es el proceso por el cual la energía que procede del Sol es utilizada por las plantas y otros organismos para romper las moléculas de agua y dióxido de carbono con el fin de fabricar carbohidratos y oxígeno. El manganeso se requiere para que se produzca la ruptura del agua, por lo que cuando los científicos empezaron a preguntarse qué pasos evolutivos habían conducido a la presencia de una atmósfera oxigenada en la Tierra, comenzaron por prestar atención a la evidencia del proceso fotosintético de oxidación del manganeso en la cianobacterias, que era anterior en el tiempo. Puesto que la oxidación simplemente es un proceso que implica la transferencia de electrones para incrementar la carga de un átomo, y ya que esto puede lograrse utilizando luz o dióxido de carbono, podría haber ocurrido antes del surgimiento del oxígeno en nuestro planeta.

“El manganeso desempeña un rol esencial como catalizador necesario en los procesos contemporáneos de ruptura del agua en biología, por lo que su proceso fotosintético de oxidación podría tener sentido como un potencial fotosistema de transición”, explica Jean Johnson, estudiante graduada en el laboratorio Fischer del Caltech y líder del estudio del Caltech.

Para comprobar la hipótesis de que la fotosíntesis basada en el manganeso ocurrió antes que la evolución de las cianobacterias del oxígeno, los investigadores examinaron sedimentos marinos de rocas con grandes depósitos de manganeso, obtenidos recientemente en excavaciones llevadas a cabo por el Agouron Institute y datados en Sudáfrica hace unos 2.415 millones de años.

El manganeso se disuelve en el agua del mar. De hecho, si no hay fuertes oxidantes alrededor que puedan captar sus electrones, se mantiene en estado acuoso, explica Fisher. Sin embargo, en cuanto se oxida o pierdes electrones, el manganeso precipita, formando un sólido que puede alcanzar altos grados de concentración dentro de los sedimentos del fondo marino.

“La simple observación de estos grandes enriquecimientos –que alcanzan el 16% de manganeso en algunas muestras- ofrecía una fuerte evidencia de que el manganeso había pasado por una oxidación, aunque esa afirmación requería de una confirmación”, explica. Para probar la tesis de que el manganeso formaba parte originalmente de las rocas de Suráfrica y que no fue depositado allí más tarde por fluidos hidrotermales o cualquier otro fenómeno, Johnson y su equipo desarrollaron y emplearon técnicas que permitían al equipo evaluar la cantidad y el estado de oxidación de las cargas de manganeso mineral en escalas muy pequeñas, de hasta 2 micronésimas.

“Sin duda, trabajar con estas rocas en una escalas de micronésismas era muy complicado –confiesa Fischer-. Y más todavía porque las rocas ocupaban cientos de metros de estratos repartidos a lo largo de cientos de kilómetros cuadrados de la cuenca oceánica, por lo que era necesario estar preparados para trabajar entre varias escalas, desde las muy detalladas, hasta aquellas que comprenden todo el depósito y que son necesarias para entender como funcionaba todo este viejo proceso medioambiental”.

Empleando estas aproximaciones multiescala, Johnson y sus compañeros demostraron que el manganeso estaba originalmente en las rocas y que primero se depositó en los sedimentos como óxido de manganeso. También probaron que la oxidación del manganeso sucedió a lo largo de una amplia franja de la antigua cuenca marina y durante todo el espectro de tiempo al que se ha tenido acceso gracias a las excavaciones.

“Es realmente increíble poder utilizar las técnicas de Rayos X para mirar atrás en los registros de las rocas y emplear las observaciones químicas a escalas microscópicas para arrojar luz sobre algunos de los procesos y mecanismos fundamentales que ocurrieron hace billones de años –confirma Samuel Webb, coautor del trabajo y científico de referencia en el SLAC National Accelerator Laboratory en la Universidad de Stanford, donde la mayoría de los experimentos del estudio tuvieron lugar-. Las preguntas relativas a la secuencia fotosintética y al consiguiente surgimiento del oxígeno en la atmósfera con críticas para entender no sólo la historia de nuestro propio planeta, sino las bases de cómo la biología ha perfeccionado el proceso de la fotosíntesis a lo largo del tiempo”.

Dos técnicas

Una vez que el equipo confirmó que el manganeso había sido depositado en fase de óxido cuando las rocas estaban empezando a formarse, comprobaron si esos óxidos de manganeso estaban formados, de hecho, antes de la ruptura fotosintética de la molécula de agua, o si se había formado después como resultado de una reacción con el oxígeno. Para conseguir confirmar la presencia del oxígeno, emplearon dos técnicas distintas. Se trataba de descartar que el proceso fotosintético de ruptura del agua se encontraba evolucionado en este momento del tiempo. De hecho, el manganeso de los depósitos se había oxidado y depositado antes de la aparición de la ruptura de la molécula del agua en las cianobacterias. Esto implica, según explica el equipo investigador, que la fotosíntesis de oxidación de manganeso fue un peldaño que condujo a la producción del oxígeno por medio de la fotosíntesis de ruptura de la molécula del agua.

“Creo que a partir de ahora surgirán un buen número de experimentos adicionales en los que la gente intente conseguir y revertir el proceso de ingeniería del fotosistema de la fotosíntesis del manganeso o las células –expone Fischer-. Una vez que conoces que esto sucedió, surgen más razones para tomarse en serio un programa experimental basado en hacerse este tipo de preguntas. ¿Podemos hacer un fotosistema que sea capaz de oxidar el manganeso pero que no conlleve una ruptura de la molécula de agua? ¿Cómo se comportaría y cuáles son sus procesos químicos? Incluso, considero que sabemos cómo es la ruptura de la molécula del agua hoy en día y cómo es su apariencia, pero todavía no sabemos exactamente cómo funciona. Queda pendiente un descubrimiento mayor todavía para encontrar cómo funciona exactamente la catálisis, y ahora, sabiendo de dónde procede esta maquinaria se pueden abrir nuevas perspectivas sobre su funcionamiento, un conocimiento que puede ayudar a obtener tecnologías que puedan permitir la producción de energía a partir de fotosíntesis artificiales”.

Mutar cianobacterias

El siguiente paso en el laboratorio Fischer es que Johnson planea trabajar con otros científicos para intentar conseguir mutar cianobacterias y volver hacia atrás para reproducir la fotosíntesis de oxidación del manganeso. El equipo también planea investigar una serie de rocas del oeste de Australia que tienen una antigüedad similar a la de las muestras empleadas en el estudio y que podrían contener también muestras de manganeso. Si los resultados de sus estudios actuales son una indicación verdadera del proceso fotosintético de oxidación del manganeso, afirman, debe de haber más evidencias de estos procesos en otros lugares del mundo.

“El oxígeno es el fondo en el que esta historia se está desarrollando, pero realmente, esto es un cuento sobre la evolución, sobre ese intenso metabolismo que sucedió una vez, y que es una singularidad evolutiva que transformó el planeta –concluye Fischer-. Estamos consiguiendo conocimientos sobre la evolución de uno de esos destacados procedimientos moleculares que condujeron a la oxigenación de la atmósfera de nuestro planeta, y ahora vamos a seguir estudiándolo desde todos los ángulos para obtener el mayor número de conclusiones posibles”.

 

DESDE PRINCIPIOS DE AÑO

Basura Espacial Orbitando Alrededor De La Tierra 

Foto: NASA

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La basura espacial que orbita la Tierra suma, en julio, un total de 16.602 escombros de satélites y cohetes, lo que supone una reducción de 84 objetos con respecto a los que había el 1 de enero de 2013, según se desprende del último informe trimestral de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, al que ha tenido acceso Europa Press, y que ha sido publicado esta semana.

Por ‘basura espacial’ se entiende la cantidad de satélites activos o inactivos que han sido lanzados o bien bajados de sus órbitas para ser hundidos en el mar, así como cohetes espaciales antiguos y en funcionamiento, y demás objetos procedentes de la fragmentación de residuos, generados por ejemplo en explosiones.

De manera desglosada, de los 16.602 cuerpos espaciales que rondan el planeta, la ‘Commonwealth of Independent States’ (CIS) –Reino Unido y sus colonias– se mantiene, con respecto a los del trimestre anterior, como la que mayor cantidad de basura desecha al espacio, con un total de 6.224 objetos; seguida de Estados Unidos con 4.923 y de China con 3.738.

Mientras, la Agencia Espacial Europea (ESA) sigue siendo la entidad que menos objetos emite al espacio, con tan sólo con 91 cuerpos, de los cuales 44 proceden de explosiones y 47 son cohetes, cuerpos y demás escombros.

Además, hay países que independientemente de la agencia espacial a la que pertenezcan, también envían y ‘tiran a la órbita terrestre’ aparatos espaciales. Así, sería el caso de los 498 franceses, los 207 que tiene Japón, o los 172 indios, según se desprende de este informe de la NASA.

El programa de la NASA encargado de controlar la basura espacial es el ‘U.S Space Surveillance Network’ (SSN). La iniciativa la desarrolla el Gobierno de Estados Unidos y tiene como principal objetivo detectar, controlar, catalogar e identificar estos objetos hechos por el hombre y que orbitan alrededor de la Tierra.

Asimismo, se encarga de predecir cuándo y dónde caerá un objeto de nuevo en la Tierra, cuál es su posición en el espacio, detectar nuevos cuerpos residuales en el espacio y a qué país pertenecen, además de informar a la NASA si estos objetos interfieren con la estación Shuttle.

Las agencias espaciales de todo el mundo están cooperando en investigar los residuos espaciales, y la iniciativa Clean de la ESA, lanzada en 2012, tiene como objetivo desarrollar la tecnología para recuperar y retirar de forma segura la basura espacial.

Los investigadores están contemplando varios métodos diferentes de retirar la basura espacial de la órbita, dijo Klinkrad, desde el uso de paquetes de propulsión, a ataduras conductivas o láser, redes o harpones.

Viaje virtual al ‘Gran Cañón’ del Planeta Rojo

 

Imágenes de la sonda Mars Express

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/15/ciencia/1373902617.html

(Vídeo: ESA)

Europa Press | Madrid

Actualizado lunes 15/07/2013 19:59 horas

La sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha captado imágenes del cañón más grande del Sistema Solar, conocido como Valles Marineris, que está en la superficie de Marte y tiene 4.000 kilómetros de longitud, 200 kilómetros de ancho y 10 kilómetros de profundidad.

La ESA ha realizado un vídeo con las imágenes de la sonda, en las que se pueden observar las llanuras que separan los valles, los acantilados o las marchas en la superficie consecuencia de los movimientos de tierra.

En algunas partes del valle, Mars Express ha detectado minerales que contienen agua, lo que sugiere que, en algún momento de la historia del planeta, un río atravesó esos valles.

El cañón también está conectado con la región volcánica de Tharsis, que alberga gran volcán Olympus Mons en el planeta. Durante los periodos de intensa actividad volcánica toda la región sentía presión desde el interior hacia la superficie, lo que ha provocado un enorme estrés en la corteza.

El Hubble Encuentra una Nueva Luna de Neptuno

 

www.lanasa.net 

 

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha descubierto una nueva luna en órbita alrededor del lejano planeta verde azulado Neptuno, la 14ª conocida que gira alrededor del planeta gigante.

La luna, llamada S/2004 N 1, se estima que no tiene más de 20 Km. de largo, lo que la convierte en la luna más pequeña conocida en el sistema neptuniano. Es tan pequeña y débil que es unos 100 millones de veces más débil que la estrella menos brillante que puede verse a simple vista. Incluso escapó a su detección por la nave espacial Voyager 2, que pasó por Neptuno en 1989 e investigó el sistema de lunas y anillos del planeta.

Mark Showalter, del Instituto SETI, encontró la luna el pasado 1 de julio, mientras estudiaba los débiles arcos, o segmentos de anillos, que hay alrededor de Neptuno. “Las lunas y los arcos se mueven muy rápidamente en su órbita, así que tuvimos que diseñar un modo de seguir su movimiento para poder extraer detalles del sistema. Es la misma razón por la que un fotógrafo de deportes sigue a un atleta que corre – el atleta permanece enfocado, pero el fondo queda borroso”.

El método consistió en seguir el desplazamiento de un punto blanco que aparece una y otra vez en más de 150 fotografías de archivo tomadas por el Hubble entre 2004 y 2009.

Por capricho, Showalter miró más allá de los segmentos de los anillos y notó el punto blanco a unos 105.200 kilómetros de Neptuno, situado entre las órbitas de las lunas neptunianas Larissa y Proteus. El punto es S/2004 N 1. Showalter dibujó una órbita circular de la luna, que completa una revolución alrededor de Neptuno cada 23 horas.

Image Credit: NASA/ESA, M. Showalter/SETI Institute

Foto: El Hubble Encuentra una Nueva Luna de Neptuno</p>
<p>El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha descubierto una nueva luna en órbita alrededor del lejano planeta verde azulado Neptuno, la 14ª conocida que gira alrededor del planeta gigante.</p>
<p>La luna, llamada S/2004 N 1, se estima que no tiene más de 20 Km. de largo, lo que la convierte en la luna más pequeña conocida en el sistema neptuniano. Es tan pequeña y débil que es unos 100 millones de veces más débil que la estrella menos brillante que puede verse a simple vista. Incluso escapó a su detección por la nave espacial Voyager 2, que pasó por Neptuno en 1989 e investigó el sistema de lunas y anillos del planeta.</p>
<p>Mark Showalter, del Instituto SETI, encontró la luna el pasado 1 de julio, mientras estudiaba los débiles arcos, o segmentos de anillos, que hay alrededor de Neptuno. "Las lunas y los arcos se mueven muy rápidamente en su órbita, así que tuvimos que diseñar un modo de seguir su movimiento para poder extraer detalles del sistema. Es la misma razón por la que un fotógrafo de deportes sigue a un atleta que corre - el atleta permanece enfocado, pero el fondo queda borroso".</p>
<p>El método consistió en seguir el desplazamiento de un punto blanco que aparece una y otra vez en más de 150 fotografías de archivo tomadas por el Hubble entre 2004 y 2009.</p>
<p>Por capricho, Showalter miró más allá de los segmentos de los anillos y notó el punto blanco a unos 105.200 kilómetros de Neptuno, situado entre las órbitas de las lunas neptunianas Larissa y Proteus. El punto es S/2004 N 1. Showalter dibujó una órbita circular de la luna, que completa una revolución alrededor de Neptuno cada 23 horas.</p>
<p>Image Credit: NASA/ESA, M. Showalter/SETI Institute

 

www.lanasa.net

El 19 de julio de 2013, la nave espacial Cassini, de la NASA, tomará fotografías de Saturno y de su sistema completo de anillos durante un eclipse total de Sol. Cassini ya hizo esto dos veces, durante sus últimos 9 años en órbita, pero en esta oportunidad será diferente.

“Esta vez, las imágenes capturarán, en color natural, una vista de nuestro propio planeta junto a Saturno y sus anillos. Esta será la primera vez que los terrícolas sabrán de antemano que su fotografía será tomada a mil millones de kilómetros de distancia”, dice Carolyn Porco, quien es la líder del equipo de imágenes de Cassini, en el Instituto de Ciencias Espaciales, ubicado en Boulder, Colorado.

La Tierra aparecerá como un pequeño punto azul pálido entre los anillos de Saturno. El sistema entero es demasiado grande como para que Cassini lo capte en una sola fotografía, por lo que la nave espacial va a crear un mosaico o retrato compuesto por múltiples imágenes.

Cassini comenzará a obtener vistas de la parte terrestre del mosaico a las 2:27 de la tarde, hora del Pacífico (5:27 de la tarde, hora del Este o 21:27 UTC) y terminará de hacerlo unos 15 minutos después; todo esto mientras que Saturno esté eclipsando al Sol desde el punto de vista de Cassini. El punto de vista único de la nave espacial en la sombra de Saturno proporcionará una oportunidad científica especial para ver los anillos del planeta. En el momento en el cual se tome la fotografía, América del Norte y parte del Océano Atlántico estarán iluminados por la luz del Sol.

“Mientras que la Tierra será sólo un pixel en tamaño desde el punto de vista privilegiado de Cassini, a 1,44 mil millones de kilómetros de distancia, el equipo espera con ansias brindar al mundo la oportunidad de ver cómo se ve su casa desde Saturno”, dice Linda Spilker, quien es una científica del proyecto Cassini, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory, o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California. “Esperamos que se unan a nosotros para saludar a Saturno desde la Tierra, para que podamos conmemorar esta especial oportunidad”.

A diferencia de los dos anteriores mosaicos de eclipses del sistema de Saturno que tomó Cassini, en el año 2006 y en el año 2012, el cual captó imágenes de la Tierra, la imagen del 19 de julio será la primera en capturar el sistema de Saturno con la Tierra en color natural, tal como la verían los ojos humanos. También será la primera en captar la Tierra y su luna con la cámara de más alta resolución de Cassini. La posición de la sonda le permitirá girar sus cámaras en la dirección del Sol, hacia donde estará la Tierra, sin dañar los detectores sensibles de la nave espacial.

“Desde que vimos a la Tierra entre los anillos de Saturno, en septiembre de 2006, en un mosaico que se ha convertido en una de las imágenes más preciadas de Cassini, he querido volver a hacerlo todo de nuevo, sólo que mejor”, dice Porco. “Esta vez, yo quería hacer del evento una oportunidad para que todos en el mundo puedan disfrutar de la singularidad de nuestro planeta y de la preciosidad de la vida en él”.

Porco y su equipo de imágenes examinaron la trayectoria de vuelo prevista para Cassini durante el resto de su misión a Saturno con el fin de encontrar un momento en el que la Tierra no se viera obstaculizada por Saturno o sus anillos. Mientras trabajaban con otros miembros del equipo de Cassini, descubrieron que la oportunidad del 19 de julio permitiría a la nave pasar tiempo en la sombra de Saturno para duplicar las vistas anteriores de la misión y recoger imágenes tanto visibles como infrarrojas del planeta y de su sistema de anillos.

Esta imagen, más reciente, continuará el legado, de la NASA, de imágenes espaciales de nuestro frágil hogar, incluyendo la imagen de 1968, llamada “Earthrise” (Amanecer terrestre), la cual fue tomada por la misión lunar Apollo 8 a aproximadamente 380.000 kilómetros (240.000 millas) de distancia, y la imagen de 1990, denominada “Pale Blue Dot” (Punto azul pálido), tomada por la nave Voyager 1 desde aproximadamente 6.000 millones de kilómetros (4.000 millones de millas) de distancia.

“El 19 de julio”, concluye Porco, “será un día para que la gente de todo el mundo celebre junta los logros extraordinarios que han hecho posible estas sesiones de fotografías interplanetarias. Y será un día para celebrar la vida en el ‘Punto azul pálido’”.

Image Credit: NASA

Foto: Cassini Tomará Fotografías de la Tierra Desde el Espacio Profundo este Viernes</p>
<p>El 19 de julio de 2013, la nave espacial Cassini, de la NASA, tomará fotografías de Saturno y de su sistema completo de anillos durante un eclipse total de Sol. Cassini ya hizo esto dos veces, durante sus últimos 9 años en órbita, pero en esta oportunidad será diferente.</p>
<p>"Esta vez, las imágenes capturarán, en color natural, una vista de nuestro propio planeta junto a Saturno y sus anillos. Esta será la primera vez que los terrícolas sabrán de antemano que su fotografía será tomada a mil millones de kilómetros de distancia", dice Carolyn Porco, quien es la líder del equipo de imágenes de Cassini, en el Instituto de Ciencias Espaciales, ubicado en Boulder, Colorado.</p>
<p>La Tierra aparecerá como un pequeño punto azul pálido entre los anillos de Saturno. El sistema entero es demasiado grande como para que Cassini lo capte en una sola fotografía, por lo que la nave espacial va a crear un mosaico o retrato compuesto por múltiples imágenes.</p>
<p>Cassini comenzará a obtener vistas de la parte terrestre del mosaico a las 2:27 de la tarde, hora del Pacífico (5:27 de la tarde, hora del Este o 21:27 UTC) y terminará de hacerlo unos 15 minutos después; todo esto mientras que Saturno esté eclipsando al Sol desde el punto de vista de Cassini. El punto de vista único de la nave espacial en la sombra de Saturno proporcionará una oportunidad científica especial para ver los anillos del planeta. En el momento en el cual se tome la fotografía, América del Norte y parte del Océano Atlántico estarán iluminados por la luz del Sol.</p>
<p>"Mientras que la Tierra será sólo un pixel en tamaño desde el punto de vista privilegiado de Cassini, a 1,44 mil millones de kilómetros de distancia, el equipo espera con ansias brindar al mundo la oportunidad de ver cómo se ve su casa desde Saturno", dice Linda Spilker, quien es una científica del proyecto Cassini, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory, o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California. "Esperamos que se unan a nosotros para saludar a Saturno desde la Tierra, para que podamos conmemorar esta especial oportunidad".</p>
<p>A diferencia de los dos anteriores mosaicos de eclipses del sistema de Saturno que tomó Cassini, en el año 2006 y en el año 2012, el cual captó imágenes de la Tierra, la imagen del 19 de julio será la primera en capturar el sistema de Saturno con la Tierra en color natural, tal como la verían los ojos humanos. También será la primera en captar la Tierra y su luna con la cámara de más alta resolución de Cassini. La posición de la sonda le permitirá girar sus cámaras en la dirección del Sol, hacia donde estará la Tierra, sin dañar los detectores sensibles de la nave espacial.</p>
<p>"Desde que vimos a la Tierra entre los anillos de Saturno, en septiembre de 2006, en un mosaico que se ha convertido en una de las imágenes más preciadas de Cassini, he querido volver a hacerlo todo de nuevo, sólo que mejor", dice Porco. "Esta vez, yo quería hacer del evento una oportunidad para que todos en el mundo puedan disfrutar de la singularidad de nuestro planeta y de la preciosidad de la vida en él".</p>
<p>Porco y su equipo de imágenes examinaron la trayectoria de vuelo prevista para Cassini durante el resto de su misión a Saturno con el fin de encontrar un momento en el que la Tierra no se viera obstaculizada por Saturno o sus anillos. Mientras trabajaban con otros miembros del equipo de Cassini, descubrieron que la oportunidad del 19 de julio permitiría a la nave pasar tiempo en la sombra de Saturno para duplicar las vistas anteriores de la misión y recoger imágenes tanto visibles como infrarrojas del planeta y de su sistema de anillos.</p>
<p>Esta imagen, más reciente, continuará el legado, de la NASA, de imágenes espaciales de nuestro frágil hogar, incluyendo la imagen de 1968, llamada "Earthrise" (Amanecer terrestre), la cual fue tomada por la misión lunar Apollo 8 a aproximadamente 380.000 kilómetros (240.000 millas) de distancia, y la imagen de 1990, denominada "Pale Blue Dot" (Punto azul pálido), tomada por la nave Voyager 1 desde aproximadamente 6.000 millones de kilómetros (4.000 millones de millas) de distancia.</p>
<p>"El 19 de julio", concluye Porco, "será un día para que la gente de todo el mundo celebre junta los logros extraordinarios que han hecho posible estas sesiones de fotografías interplanetarias. Y será un día para celebrar la vida en el 'Punto azul pálido'".</p>
<p>Image Credit: NASA

« El presente - El pasado »